Sean Penn: Películas y biografía del actor comprometido

Mistic River supuso el primer Oscar para Sean Penn

Conocido por ser uno de los actores más contestatarios del celuloide hollywoodiense, Sean Penn goza de gran aprobación entre el público tras conseguir alzar su primer Oscar después de tres intentos. A pesar de no haber sido hasta la fecha plato de buen gusto para los conservadores miembros de la Academia por sus abiertas manifestaciones antigubernamentales, por lo que ha sido tachado varias veces de antipatriota. Nominado junto con otro intérprete de similar ideario, Tim Robbins, compañero de rodaje y amigo, en la película que le dio la preciada estatuilla, Mistic River (2003), Penn no se cortó un pelo a la hora de exponer su discurso en el que no faltaron palabras de reproche hacia la política belicista del gobierno de Bush.

Tom Cruise, Sean Penn and Timothy Hutton en el debut de Penn con Taps.

Tom Cruise, Sean Penn and Timothy Hutton en Taps.

Primera películas de Sean Penn

Atrás quedan sus comienzos, allá por los años ochenta, cuando su primera película, Taps (1981), le lanzó a la fama con veintiún años y empezó así una prometedora carrera a lo largo de la cual se encontró algún que otro bache, como su desafortunada intervención en Shanghai Surprise (1986) junto a su entonces esposa, la mega-estrella del pop Madonna – famosa también por sus traspiés cinematográficos- con la que protagonizó un escandaloso matrimonio y posterior divorcio fuera de las pantallas.

Por esa época cumplió unos días de condena por atacar a un paparazzi que quiso hacerle una foto con la artista, después de lo cual regresó a las pantallas con Colors (1988), una de sus mejores películas, en la cual se ponía en evidencia la incapacidad de la policía de Los Angeles para contener la guerra de bandas callejeras. La cinta causó tal polémica que algunas salas de cine se negaron a exhibirla.

En 1990, rodando State of Grace, excelente relato sobre las mafias irlandesas de Nueva York, conoció a la que actualmente es su mujer, la actriz Robin Wright, la única que ha sabido domesticar el rebelde carácter de Penn y darle estabilidad.

Con 21 años protagonizó un debut  prometedor en Taps junto a Tom Cruise y Timothy Hutton

Sean Penn en Carlito’s Way, de Brian de Palma.

Sean Penn en Carlito’s Way, de Brian de Palma.

De protagonizar películas a dirigirlas

Sin embargo, después de rodar esta película, decidió darse un respiro como actor y dedicarse de lleno a lo que de verdad le gusta, la dirección y la redacción de guiones. Anunció su retirada de la interpretación y se puso manos a la obra con su primera obra, The Indian Runner (1991) protagonizada por David Morse y Viggo Mortensen.

Pero cuando Brian de Palma le ofreció trabajar con Al Pacino en Carlito’s Way (1993) no pudo resistirse. Penn siempre ha reconocido que trabaja por dinero y que no se resiste a un buen papel si va acompañado de una buena remuneración.

En su segundo trabajo como director, The Crossing Guard (1995), dirigió al que hoy es uno de sus mejores amigos, Jack Nicholson y a su por entonces mujer Angelica Huston. Simultáneamente al rodaje de éste, participó en Dead Man Walking (1995), de Tim Robbins, una denuncia a la pena de muerte, por la que consiguió su primera nominación a los Oscars, al igual que su compañera de rodaje, Susan Sarandon, que lo ganó. En esta ocasión y en las dos siguientes películas en las que fue candidato para el Oscar, rehusó acudir a la entrega de premios alegando que era un mero concurso de popularidad. No lo ha hecho esta última vez; quizás sus más allegados o quizás la veintena de premios cosechados por Mistic River, incluyendo el Globo de Oro, antesala de los Oscar, hayan persuadido a este tozudo californiano.

Regresó de la dirección a la interpretación cuando recibió un goloso papel en la aclamada Carlito’s Way de Brian de Palma donde fue nominado al Oscar como mejor actor de reparto

Tras quemarse su casa de Los Angeles en un incendio, Penn se mudó a San Francisco con su mujer y sus hijos, Dylan Frances y Hopper Jack. Allí, alejado del bullicio de Hollywood, ya asentado en lo personal y en lo profesional, comenzó a ser más selectivo a la hora de elegir sus películas: Giro al infierno (1997), The Game (1997), La delgada línea roja (1998).

Sean Penn obtuvo su primera nominación al Oscar con la película 'Yo soy Sam'

Sean Penn obtuvo su primera nominación al Oscar con la película ‘Yo soy Sam’.

Distanciamiento con el cine americano

Before Night Falls (2000) supuso su primer distanciamiento del cine norteamericano, a pesar de que a su estilo de dirección se le ha considerado más europeo que americano. Fue ahí donde conoció a Javier Bardem a quien ha dirigido recientemente en The Last Face (2004), junto a Robin Wright. Al año siguiente sorprendió con un papel muy alejado de los tipos duros y sinvergüenzas a los que nos tiene acostumbrados, poniéndose en la piel de un deficiente que tiene que luchar por la custodia de su hija en Yo soy Sam (2001), conmovedora película por la que le volvieron a nominar a los Oscars.

Tras la masacre del 11 de septiembre en Nueva York, Penn junto con otros directores realizó un documental que pretendía dar una imagen objetiva de lo que el atentado había supuesto para los norteamericanos y para la sociedad internacional. Entre los directores que participaron en esta producción se encontraba Alejandro González Iñarritu, con el que repetiría en 21 gramos (2003). Por este testimonio la UNESCO le concedió un premio.

Actualmente no para de trabajar, a su madurez profesional se ha añadido un frenético ritmo de trabajo y se espera que próximamente nos deleite con The Interpreter (2004), intriga policial junto a Nicole Kidman, The Assassination of Richard Nixon (2004) y la anteriormente mencionada The Last Face (2004).

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada en los comentarios

Send this to a friend