Messi contra Cristiano, periodismo deportivo para tontos

Leo Messi y Cristiano Ronaldo en un Barcelona-Real-Madrid.

El periodismo deportivo es capaz de generar textos en forma de reportajes y sobre todo crónicas que rezumen un estilo literario e incluso poético mayor al que paradójicamente podríamos encontrar en una crítica o reseña literaria. Un golpe ganador de Roger Federer, un regate de Leo Messi o una asistencia de Ricky Rubio son capaces de desencadenar todo tipo de metáforas, símiles y giros del lenguaje que sólo son superados por los textos periodísticos que se escriben para algunas disciplinas artísticas.

Sin la necesidad de llegar a ese grado de lirismo deportivo sólo al alcance de algunas respetadas plumas de este país, el grado de simplificación, polarización y perversión al que se ha visto abocado el periodismo deportivo y más concretamente el fútbol a nivel nacional han provocado que las audiencias hayamos perdido el apetito ante un aburrido menú de sólo dos platos: Real Madrid y FC Barcelona.

Nadie habla hoy del gran fútbol que hace el Celta de Vigo y testimonial es la información de los últimos grandes logros tenísticos de Garbiñe Muguruza, por citar sólo algunos ejemplos

Josep Pererol. de Jugones, contra Manolo Lama, de Deportes Cuatro

Josep Pedrerol, de Jugones, y Manolo Lama.

Historia del bipartidismo futbolístico

En pleno apogeo de la telebasura que vertía Telecinco a principios del año 2010, del secuestro de las audiencias a manos de Belén Esteban y Gran Hermano y de la irrupción de las informaciones frívolas en algunas ediciones digitales de respetadas cabeceras, muchos fueron los medios de comunicación esclavos del share que lastrados por la crisis publicitaria y la segmentación de las audiencias comenzaron a apuntarse a la fórmula de potenciar aún más el gran circo en los mass media.

El periodismo deportivo no fue ajeno a todo este proceso. Las secciones de deportes de los informativos de las grandes cadenas comenzaron a comerse el tiempo de la escaleta hasta el punto de tomar entidad propia. Lo que antes fue la sección de Deportes de Noticias Cuatro o de La Sexta, hoy son Los Manolos o Jugones. La gran contradicción es que pese a ganar en tiempo se perdió en la variedad de las informaciones o, mejor dicho, de contenidos.

Traducido a cifras, la sección de deportes del informativo de Cuatro y La Sexta tenía en 2010 una duración de entre 12 y 18 minutos, con más minutaje para el fin de semana. Frente a esto, ahora los deportes ocupan un programa propio de 35 minutos en el caso de Jugones-La Sexta y 40 minutos en Deportes Cuatro. Pero lo más significativo es que la cobertura para los equipos del Real Madrid y Barcelona ronda en cada programa y en ambas cadenas un porcentaje de entre el 70 y 80 por ciento del total. Quedando un tiempo residual para el resto de equipos y deportes.

Gráficos evolución de minutos y porcentaje destinado a Real Madrid y Barcelona.

Fuente: Mediapro / Atresmedia / Elaboración propia

Volvamos a 2010 cuando se plantó la semilla del periodismo deportivo monolítico que sufrimos en la actualidad. José Mourinho iniciaba su cruzada para destronar el reinado del glorioso Barcelona de Pep Guardiola. Leo Messi y Cristiano Ronaldo comenzaban a evidenciar las diferencias entre ellos, sus equipos y los 18 restantes. Poco a poco se empezó a restar tiempo en radios y televisiones a no sólo esos 18 marginados y sus pequeñas gestas sino también a otros deportes. Con un agitador y creador de titulares como José Mourinho tenían mimbres suficientes para crear sus eslóganes: “Mou contra Pep”, “Messi contra Cristiano“, “Real Madrid contra Barcelona”. Keep it simple. Viendo que eran capaces de monetizar ese enfrentamiento ramplón siguieron por el mismo tortuoso camino.

Desde entonces y hasta nuestros días estas proclamas han ido degradándose y ganando protagonismo hasta fagocitar la información de actualidad de otros equipos y deportes para dejar su presencia en los medios como algo residual. Hoy día, esta es la norma en cualquier televisión y casi cualquier radio privada de carácter nacional. Y lo que es más grave, incluso la TVE de todos se ha subido al carro. Pese a haber tiempo de sobra en las cadenas, nadie habla hoy del gran fútbol que hace el Celta de Vigo y testimonial es la información de los últimos grandes logros de Garbiñe Muguruza, por citar sólo algunos ejemplos. En cambio, acontecemos asombrados ante la necesidad de relleno con el último peinado de CR o el penúltimo tatuaje de Neymar olvidando que la gran desigualdad y crisis que existe hoy en la Liga BBVA y el mundo del deporte no es sólo económica sino también mediática.

Artículos relacionados

  1. cuanto se echa de menos un programa de deportes como futbol es futbol con analisis de todas las jugadas importantes y grandes resumenes de los encuentros, por que aunque le dedicasen mas tiempo a los equipos que venden analizaban todos los encuentros de la jornada con gran detalle y se veia la verdadera imagen de este gran deporte que es el futbol, sus estrategias, fallos, tecnicas… Por supuesto tiene mucho que ver la actual política televisiva de la liga donde estan dejando la liga a vodafone y movistar dejando cada vez mas claro que lo que importa hace mucho tiempo que dejo de ser el deporte en si y todo lo que lo rodea como aficiones y seguidores sino más bien vender al precio que sea…puro amarillismo

    Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada en los comentarios

mautic is open source marketing automation